Visitas

6/recent/ticker-posts

La Universidad de Arizona confirma los orígenes chinos del cohete errante

El presunto propulsor de cohetes SpaceX Falcon 9 que está en camino de llegar a la Luna el 4 de marzo es en realidad un propulsor chino de un lanzamiento de cohete en 2014. Lo confirmó el sábado su primer informador, Bill Gray, y ahora lo corrobora un equipo de la Universidad de Arizona (EE UU). Los alumnos del área de Conciencia del Dominio Espacial en el Laboratorio Lunar y Planetario han estado observando la pieza de basura espacial durante semanas mientras estudiaban su rotación. También han estado reuniendo otros datos, que usaron para confirmar su origen asiático.

«Tomamos un espectro (que puede revelar la composición material de un objeto) y lo comparamos con cohetes chinos y SpaceX de tipos similares, y coincide con el aparato chino», dijo el profesor asociado Vishnu Reddy, que codirige el departamento junto al profesor de ingeniería Roberto Furfaro. «Este es el mejor partido, y tenemos la mejor evidencia posible en este momento». Reddy y sus estudiantes están proporcionando observaciones al Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA para ayudar a identificar la ubicación del próximo impacto del propulsor en la Luna, que podría ser fotografiado y verificado por el Orbitador de Reconocimiento Lunar.

Estiman que golpeará en algún lugar dentro o cerca del cráter Hertzsprung en el otro lado de Selene. Basado en su camino a través del cielo, inicialmente se pensó que el propulsor era un cohete propulsor SpaceX Falcon 9 de un lanzamiento de 2015, con una trayectoria que lo puso en un camino para golpear la luna. Pero ahora se cree que el cohete es un refuerzo para el Chang'e 5-T1, lanzado  como parte del programa de exploración lunar de la agencia espacial china. Usando el sistema RAPTORS, un telescopio en lo alto del edificio Kuiper Space Sciences en el campus, los estudiantes tomaron observaciones en las noches del 21 de enero y el 7 de febrero, la última en la que el cohete será visible antes de que llegue a nuestro satélite.

«Estoy asombrado de que podamos notar la diferencia entre las dos opciones de cuerpo de cohete, SpaceX versus chino, y confirmar cuál impactará con los datos que tenemos. Las diferencias que vemos se deben principalmente al tipo de pintura utilizada por ambos», reveló Adam Battle, un graduado de ciencias planetarias. Battle ha trabajado en el laboratorio Space Domain Awareness desde 2018 y se enfoca en la espectroscopia, lo que ayudó a confirmar los orígenes del refuerzo. Y es que el espectro de un objeto también puede revelar los efectos de la meteorización espacial.


© Vishnu Reddy



«No solemos tener la oportunidad de rastrear algo que sabemos que llegará a la Luna antes de tiempo», manifestó Tanner Campbell, un alumno titulado en ingeniería aeroespacial y mecánica que ha trabajado con Reddy desde 2017. «Existe un interés particular en ver cómo los impactos producen cráteres. También es interesante desde una perspectiva de predicción orbital, porque está viajando entre la Tierra y la Luna sin propulsión. Es solo un cuerpo de cohete inerte arrojado por su propia energía y por la presión de la radiación solar, por lo que podemos evaluar nuestros modelos y mira lo buenas que son nuestras predicciones».

Campbell se centró en la fotometría del objeto, lo que significa que determinó qué tan rápido gira. Los cuerpos de los cohetes tienen un patrón distintivo de brillo que los hace fácilmente identificables. Este refuerzo es solo una de las muchas piezas de basura espacial que el equipo de la Universidad de Arizona y otros en todo el mundo están rastreando. Calculan que hay unos 3.500 satélites activos en órbita alrededor de nuestro planeta y otras 20.000 piezas de escombros o basura espacial. Sin embargo, existe significativamente menos basura espacial alrededor de el astro.

«Si bien este no es el impacto más perjudicial, la idea de tantos objetos en el espacio con órbitas e identidades desconocidas es preocupante», reconoció Grace Halferty, estudiante de pregrado con doble especialización en ingeniería mecánica y biología. Desde septiembre de 2018, ha estado estudiando los satélites Starlink de SpaceX y su efecto en la astronomía terrestre. «Necesitamos una mejor gestión del tráfico espacial. Solo hay un puñado de objetos en la órbita lunar. Pero espero que este evento arroje luz sobre el creciente problema de la basura espacial. Esta comunidad científica está preocupada por la creciente contaminación».

El equipo también ha rastreado e identificado otros objetos hechos por humanos mientras viajan por el espacio. En 2018, usaron un sensor óptico de 1.318 euros que construyeron en cuatro meses para rastrear la desaparecida estación espacial china Tiangong-1 antes de que cayera al mar el 31 de marzo. En 2020, rastrearon una pieza de un cohete Atlas que lanzó Surveyor 2 en 1966. Usando espectroscopía, el equipo confirmó que era lo que se llama la 'etapa superior del Centauro', la parte del cohete que proporciona el empuje en el espacio para colocar la nave espacial en una trayectoria precisa hacia la Luna. El pasado año, monitorizaron el cohete Gran Marcha 5B de 22 toneladas que lanzó el módulo de la estación espacial Tianhe de China a la órbita de la Tierra antes de que cayera a la Tierra el 8 de mayo.

Y es que este centro de Arizona es la única universidad pública que tiene un programa académico dedicado a la conciencia del dominio espacial. Ocupó, de hecho, el puesto número 2 entre las universidades públicas de EE UU y el número 10 en el mundo en las clasificaciones de las mejores universidades globales de 2021 de US News & World Report.

Por otro lado, el equipo del Observatorio Zadko de la Universidad de Australia Occidental, en colaboración con la Agencia Espacial Europea, también ha rastreado el cohete impulsor fuera de control antes de que se estrelle contra el lado oscuro de la Luna y ha confirmado igualmente su origen chino.  

El gerente de sistemas del Observatorio, Bruce Gendre, dijo que la adquisición de datos de posición precisos sobre un objeto a 177.118 km de la Tierra y que viaja a más de 700 km por minuto no es trivial.  «El lugar exacto del impacto es incierto porque los pequeños efectos, como la caída del cohete, cambian ligeramente la órbita a medida que se acerca a la Luna».

Publicar un comentario

0 Comentarios