Visitas

6/recent/ticker-posts

La NASA no tiene suficientes astronautas para llegar a la Luna

Otro inconveniente para la agencia espacial norteamericana. Según cuenta El Confidencial, la Oficina del Investigador General de la NASA ha publicado un informe en el que advierte de que la entidad podría tener problemas para conseguir todos los astronautas que necesita para afrontar retos espaciales como los del Programa Artemis, que quiere volver a llevar al ser humano a la Luna. Si esto se confirma, la NASA se vería obligada a retrasar de nuevo su llegada a nuestro satélite y perdería definitivamente el pulso que mantiene con China.

La agencia tiene ahora mismo el menor número de cosmonautas desde la década de los 70. El documento señala que entre las jubilaciones (10 por año de media) y que los vuelos al espacio se han reducido con el cierre del programa de transbordadores espaciales, la agencia americana ha ido perdiendo efectivos paulatinamente. «Después de alcanzar su pico de casi 150 astronautas en el año 2000, el tamaño del cuerpo ha disminuido con el fin de las misiones del transbordador espacial en 2011 y ahora es de 44, uno de los cuadros más pequeños en los últimos 20 años», afirma el Investigador General. «A medida que la NASA entra en una nueva era de vuelos espaciales humanos, incluyendo el regreso a la Luna, la gestión eficaz de su cuerpo de astronautas es fundamental para el éxito de la agencia».

El exvicepresidente de EE UU, Mike Pence, marcó la fecha del regreso a nuestro satélite en 2024, aunque problemas técnicos y burocráticos han hecho que haya que retrasar esa fecha hasta, mínimo, 2026. El Programa Artemis busca establecer una base lunar permanente que sirva para conocer mejor el astro, pero también como banco de pruebas para explorar otros planetas. Para emprender esta misión hará falta aumentar el número de astronautas y, según el informe, puede que la NASA esté tardando demasiado en empezar a reclutarlos.

Contratar una nueva tripulación espacial no es sencillo. Los astronautas tardan muchos años en prepararse y lo hacen para desarrollar un trabajo específico. El pasado diciembre entró una nueva hornada de aspirantes que se enfrentan a un entrenamiento de dos años. Pero después tienen que hacer un trabajo específico para desarrollar su labor en la Estación Espacial que dura entre 18 y 24 meses. Es decir, que los nuevos astronautas que han entrado ahora no terminarán su trabajo hasta 2026 y, según la estimación de la Oficina del Investigador General, la preparación para las misiones fuera de la órbita baja terrestre tendrán la misma duración.


© NASA


«Con un cuerpo alineado a una sola misión, como ocurre ahora con la Estación Espacial Internacional, la Oficina de Astronautas está en condiciones de reasignar rápidamente a los astronautas porque los 44 han sido seleccionados y entrenados inicialmente para la misma misión», sostienen los funcionarios. «Sin embargo, a medida que la agencia emprenda nuevas misiones con nuevos requisitos y nuevos vehículos, habrá menos astronautas entrenados y disponibles».

El informe avisa también que además del tiempo de entrenamiento y la dificultad de reasignar astronautas a otras misiones, hay otros factores que pueden complicar la contratación de la futura tripulación. Según el Investigador General, la NASA necesitará información demográfica precisa sobre sus astronautas si quiere cumplir con su compromiso de diversidad —ya han anunciado su intención de enviar a la Luna a la primera mujer y la primera persona de raza negra—. También dice que los nuevos astronautas que vayan a llegar a la Luna o a otros planetas, necesitarán formación específica en geología. En la actualidad, solo cuatro la tienen.

Así, el informe sugiere que, para que la agencia cumpla sus objetivos estratégicos, debe ampliar su sistema de información e incluir datos demográficos, habilidades, certificaciones y formación de los futuros candidatos. Además, tendrá que haber una coordinación entre la Dirección de Operaciones de Vuelo, el Jefe de la Oficina de Astronautas y las oficinas del Programa Artemis para desarrollar un calendario conjunto que garantice un tiempo suficiente para formar a las futuras tripulaciones.

Si esto no se cumple, se exponen a más retrasos que harían que China se situase, de forma definitiva, en el primer puesto de los países que consiguen llegar a la Luna tras Collins, Aldrin y Armstrong. El país asiático anunció hace poco su intención de adelantar la construcción de su base lunar permanente, junto con Rusia, a 2027. Pekín hasta hace poco sostenía en público que no estaba interesada en participar en ninguna carrera espacial. Ahora, viendo los problemas de los americanos, se ha lanzado de cabeza y está forzando la máquina para llegar a la Luna ocho años antes de lo previsto.

Publicar un comentario

0 Comentarios