Visitas

6/recent/ticker-posts

La NASA corrige el error del ‘cerebro’ del megacohete SLS

Ya está arreglado. Los ingenieros de la NASA han solucionado una falla en el ‘cerebro’ del megacohete SLS, que llevará a partir de 2026 a la primera mujer y al próximo hombre de raza negra a aterrizar en la superficie de la Luna. El Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) ha estado en desarrollo desde 2011 y se ha visto afectado por múltiples retrasos y problemas durante la última década. A finales de año su primer intento se atrasó hasta marzo debido a un problema con el controlador del motor a bordo, que actúa como el 'cerebro' de cada uno de los potentes motores RS-25 que impulsan el cohete en órbita. 

La agencia espacial de EE UU ahora ha reemplazado los componentes y los cuatro controladores han funcionado bien en las pruebas, allanando el camino para su lanzamiento inaugural. Mientras la NASA lo preparaba el año pasado, los ingenieros notaron que algunos componentes electrónicos en el módulo del controlador no se encendían de manera constante. Con un costo estimado de 878.835.000 euros por lanzamiento, la agencia espacial quiere asegurarse de que cualquier problema o error se solucione antes de que el cohete, de un solo, uso abandone la Tierra. 


© NASA



Así, la agencia aplazó el evento con la finalidad de permitir más análisis y una investigación sobre la causa de la «falla». Alojado ahora en el edificio de ensamblaje de vehículos en el Centro Espacial Kennedy en Florida, y con el módulo Orion en la parte superior (mide 322 pies), el cohete ya está listo para su despegue. Cuando se lance, producirá 3,6 millones de kilos de empuje, más que el Saturno V que llevó a los astronautas de Apolo a la Luna en los años 60 y 70. El 15 de febrero será trasladado a la plataforma 39B para la prueba WDR y esperan lanzarlo «a final de la ventana de marzo».

El arranque del SLS será con Artemis 1, un proyecto que propulsará la cápsula vacía de Orión al espacio. No obstante, las misiones Artemis se han enfrentado a todo tipo de problemas, incluido el desarrollo de trajes espaciales y los sistemas de aterrizaje que llevarán a la tripulación a la superficie. La mayoría han sido el resultado del propio SLS y de problemas legales, causados por Blue Origin y su director, Jeff Bezos, que demandó sin éxito a la NASA por la decisión de otorgar el contrato del sistema de aterrizaje a la compañía de Elon Musk,  competencia directa del magnate.

Publicar un comentario

0 Comentarios