Visitas

6/recent/ticker-posts

La NASA analizará el cráter lunar que deje el cohete de SpaceX tras estrellarse

La NASA ha anunciado que estudiará el cráter que se forme en la Luna cuando los restos del cohete de SpaceX se estrellen en el astro el 4 de marzo, calificando el evento como «una emocionante oportunidad de investigación». El cohete desplegó en 2015 para poner en órbita un satélite de la agencia norteamericana y, su segunda etapa, o propulsor, ha estado flotando en el cosmos desde entonces, un destino común para tales piezas de tecnología espacial. 

Si su trayectoria no varía, el impacto está asegurado. el trozo de cohete pesa cuatro toneladas y su choque -tras quedarse sin combustible- no será visible desde la Tierra en tiempo real. Tampoco el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA, que actualmente está orbitando el satélite, estará en una «posición para observarlo a medida que sucede». dijeron desde la entidad. Sin embargo, el LRO podría usarse más tarde para capturar imágenes para comparaciones de antes y después.


© Wikipedia



Estudiar un agujero formado por un objeto que se precipita con una masa y una velocidad conocidas (viajará a 9.000 kilómetros por hora), así como el material que levanta el impacto, podría ayudar al avance de la selenología, o estudio científico de la Luna. Aunque encontrarlo «será un desafío y podría llevar semanas o meses», dijo la NASA. Además, los efectos del impacto serán mínimos.

El proyecto de telescopio virtual tendrá dos transmisiones en directo para mostrar los restos del cohete en tiempo real el 7 y el 8 de febrero a las 18:00 UTC. Este evento de observación es casi un mes antes del impacto contra la Luna (en el entorno del cráter Hertzsprung), que estará en su fase creciente el día del choque, pero debería ser alrededor de las últimas veces que la etapa superior del Falcon 9 será visible desde la Tierra. 

Algunas naves espaciales se han estrellado intencionalmente contra Selene a lo largo de la historia con fines científicos. Es el caso de las misiones Apolo, donde se comprobaron los sismómetros. Pero esta es la primera colisión no intencional que se detecta. El astrónomo Bill Gray, creador de un software utilizado para determinar las trayectorias de asteroides y otros objetos, fue el primero en calcular el nuevo curso de colisión del propulsor con el astro. Él cree que la basura espacial siempre debe dirigirse hacia Selene cuando sea posible: «Si la golpea, podremos aprender algo de ella».

Publicar un comentario

0 Comentarios