Visitas

6/recent/ticker-posts

China detecta agua en la superficie lunar

China sigue en el brete. Xinhua, la agencia oficial de noticias del gobierno de la República Popular, acaba de anunciar la detección 'in situ' de señales de agua en la Luna por parte del módulo espacial Chang’e 5, proporcionando nuevas evidencias de la sequedad de nuestro satélite.

El estudio, publicado ayer en la revista Science Advances, reveló que el suelo selenita en el lugar de aterrizaje contenía menos de 120 partes por millón de agua o 120 gramos de agua por tonelada. La roca vesicular ligera contenía 180 partes por millón, mucho menos húmeda que las de la Tierra.

Es la primera vez que un instrumento a bordo ha medido la reflectividad espectral del regolito y la roca y ha detectado agua al instante. El contenido se puede estimar porque una molécula acuosa o hidroxilo se absorbe a una frecuencia de tres micrómetros, explica la Academia de Ciencias de China (CAS).

Los investigadores afirman que fue el viento solar el que aportó la mayor parte de la humedad del suelo lunar, ya que trajo el hidrógeno que forma el agua. Y apuntan a que 60 partes por millón adicionales de agua en las piedras pueden provenir del interior del astro.


Recreación de Chang’e 5.  © CNSA


Los científicos estiman así que las rocas descendieron de una unidad de basalto más antigua y húmeda antes de ser expulsadas al lugar de aterrizaje y ser recogidas por Chang'e 5. Es decir: la Luna se volvió más seca durante un cierto período, posiblemente debido al vaciado del depósito del manto.

La nave espacial aterrizó en diciembre de 2020 en un área cercana a la zona volcánica Mons Rümker, en la región de Oceanus Porocellarum. Se trata de uno de los basaltos de latitud media más pequeños de la capa externa lunar. 

Inmediatamente midió el agua y recuperó muestras que pesaban 1.731 gramos. «Son una mezcla de granos sobre y debajo de la superficie», contó Lin Hongli, investigador del Instituto de Geología y Geofísica de la Academia de Ciencias de China.

Los resultados proporcionan más pistas sobre las misiones Chang’e 6 y Chang’e 7. La atención se centra en las investigaciones sobre las reservas de agua a medida que se proyecta construir estaciones tripuladas a lo largo de las próximas décadas.

Publicar un comentario

0 Comentarios