Visitas

6/recent/ticker-posts

Australia crea un simulador para su primera misión a la Luna

Australia sigue trabajando en la que será su primera misión a la Luna. La Universidad Tecnológica de Queensland (QUT) acaba de recibir 1,2 millones de dólares (en nuevos fondos ARC y luz verde) para construir la Instalación Análoga Ambiental de Recursos Espaciales (SREAF). Su finalidad será probar equipos, robótica y técnicas de procesamiento de materiales en condiciones realistas de la Luna, Marte y asteroides. Incluirá un banco de pruebas lunar al aire libre y cubierto, de 20 x 10 m, que será el primero y más grande de su tipo en la nación de los canguros. QUT abrirá el nuevo recinto este año en el campus de Kelvin Grove tras invertir 5 millones de dólares.

Entre sus aplicaciones inmediatas se encuentran la navegación móvil autónoma, la instrumentación de materiales, la construcción simple y las actividades mineras. «El banco de pruebas lunar QUT permitirá a los investigadores y socios probar de manera segura los rovers operativos en presencia de polvo en el aire y se espera que apoye el desarrollo de un rover lunar para su lanzamiento en 2026 como parte de la primera misión lunar de Australia», indicó el líder en desarrollo y profesor asociado Thierry Peynot, del Centro QUT de Robótica.

El banco de pruebas contendrá regolito simulado de alta fidelidad (polvo lunar fabricado), pendientes y cantos rodados, una grúa pórtico para simulación de microgravedad, condiciones de iluminación realistas y techos altos para facilitar las pruebas entre tecnologías colaborativas aerotransportadas y terrestres. QUT trasladará a la instalación, que incluye espacios de oficina y un taller, a un equipo de apoyo de ingeniería de investigación. Se espera que el edificio amplíe las oportunidades de aprendizaje a estudiantes de ingeniería eléctrica, robótica, mecatrónica y diseño industrial.


© QUT



La SREAF también alentará a los visitantes a observar el rover que Australia está desarrollando y a ser partícipe de otras simulaciones desde una plataforma de visualización pública como parte del compromiso de QUT con el STEM –una combinación de varias organizaciones australianas que promueven la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas–. La instalación espacial también dispone de una cámara de vacío térmico sucio (DTVAC), que se utilizará para realizar pruebas en condiciones de temperatura y presión esperadas en otros entornos planetarios.

Peynot dijo que el rover y otras tecnologías espaciales probadas en las nuevas instalaciones podrían calificar para operar en la Luna. «El ambiente allí es increíblemente desafiante. No tiene atmósfera; polvo muy fino, cargado y reactivo que se pega a todo; Variaciones de temperatura de 300 grados y 200 veces la radiación de la Tierra». La subvención llega en un momento crítico para apoyar el I+D espacial del país, en opinión de Andrew Dempster, director del Centro Australiano para la Investigación de Ingeniería Espacial (ACSER) en la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) de Sydney.

La tecnología probada en el banco de pruebas lunar al aire libre puede pasar a DTVAC, o viceversa

Junto a los profesores Peynot y Dempster como investigadores principales para el establecimiento de la SREAF, se encuentran los profesores Serkan Saydam, Claude Sammut y el profesor asociado Jayantha Katupitiya de la UNSW, y el profesor Michael Milford y el distinguido profesor Peter Corke del QUT Center for Robotics. El anuncio del simulador lunar confirma el éxito de la universidad en la demostración de tecnología de percepción y navegación en colaboración con Boeing, que podría impulsar el primer rover de Australia que aterrice en la Luna.

QUT tiene una sólida trayectoria en el desarrollo de tecnología de vehículos autónomos que respalda operaciones en ubicaciones remotas, difíciles o inseguras para empresas como Caterpillar y Rheinmetall. Sus investigadores también están liderando el diseño de un prototipo de robot logístico para usar dentro de la Estación Espacial Internacional (ISS) o Lunar Gateway y son fundamentales en la planificación a largo plazo para la misión NASA Mars 2020 y el análisis de la química de rocas por parte de Perseverance.

Publicar un comentario

0 Comentarios