Visitas

6/recent/ticker-posts

Una roca del Apolo 17 hace reconsiderar la evolución de la Luna

Una roca lunar traída a la Tierra hace casi medio siglo está revelando nueva información sobre la compleja historia de nuestro satélite. La estructura interna de la muestra 76535 —como se la ha llamado—, recolectada por la misión Apolo 17 en 1972, parece indicar que el astro no se desarrolló en sus primeras etapas de evolución como se pensaba hasta ahora, según apunta un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Hawai.

Se consideraba que esta piedra de troctolita —una roca ígnea muy común en la Luna— era homogénea. Sin embargo, una revisión con microsonda de electrones ha revelado ahora que su estructura es mucho más compleja. «Sorprendentemente, encontramos variaciones químicas dentro de los cristales de olivino y plagioclasa. Ese patrón nos permite limitar las historias del primer enfriamiento a alta temperatura de estos minerales utilizando modelos numéricos de difusión química», explica el autor principal del informe, William Nelson.

Nelson y el equipo eligieron esta muestra específica para trabajar porque es excepcionalmente prístina. «No ha sido fuertemente modificado por impactos durante su tiempo en la superficie», indicó Nelson. «Tal pristinidad es rara en las rocas lunares». El equipo estaba midiendo el fósforo en la muestra cuando encontraron patrones interesantes de variación química dentro de los granos minerales.


Cristales de Olivina. © Nature Communications


Hasta ahora se pensaba que el magma dentro de la corteza lunar experimentó un período de enfriamiento de 100 millones de años. Pero al observar esta muestra, «encontramos que no podría haber tomado más de 200 para que esta muestra se enfríe hasta el punto de solidificación completa», dijo Nelson. El descubrimiento de metales en el subsuelo «está cambiando nuestra perspectiva», resaltó el investigador.

«Manejamos la muestra con guantes y con un toque delicado. En todo momento, la muestra permanece en una bóveda segura, en la persona de uno de nosotros o dentro de un instrumento. En cuanto al almacenamiento a largo plazo, el equipo de curación de muestras lunares del Centro Espacial Johnson de la NASA conserva estas muestras y las pone a disposición para la investigación científica», indicó.

Inflitración reactiva

Los científicos, no obstante, afirman que los resultados de su análisis no deberían usarse para enterrar definitivamente la hipótesis primigenia del enfriamiento, ya que la estructura heterogénea de la muestra podría explicarse por la llamada infiltración reactiva, un proceso en el que una masa fundida interactúa con la roca, alterando sus propiedades.

Sus conclusiones fueron publicadas el 14 de diciembre en la revista Nature Communications. No obstante, para entender si este fenómeno contribuyó a la formación de la troctolita 76535, el equipo está realizando un nuevo estudio.

Publicar un comentario

0 Comentarios