Visitas

6/recent/ticker-posts

¿Qué es y cómo se forma un arcoiris lunar?

Rojo, naranja, amarillo, verde, añil, azul y violeta. Los 7 colores que conforman cualquier tipo de arcoiris. Pese a eso, no todos son iguales. Hay uno particularmente raro y difícil de presenciar: el arcoiris lunar. ¿De qué se trata? ¿Cómo se forma? ¿Dónde se puede ver?

¿Qué es un arcoiris lunar?

Ocurre cuando la luz reflecta sobre una lluvia o neblina nocturna en la Luna. Siempre se originan en el lado opuesto del cielo desde el que llega la luz, y se forma de la misma manera que los fenómenos diurnos, solo que en este caso no interviene directamente la luz del sol. También se le conoce arcoiris blanco, nocturno o arco lunar. 

Este arcoiris brilla con menos intensidad que el solar, debido a que la Luna irradia una cantidad de luz menor que el astro rey. En ocasiones, su coloración es imperceptible para el ojo humano, que solo distingue un arco blanquecino. Sin embargo, capturado con una cámara de larga exposición, se puede obtener una imagen bastante nítida.


© Spaceweather.con


¿Cómo se forma?

Para que se produzca este arco de luz (muchas veces, multicolor) durante la noche deben reunirse ciertas condiciones muy específicas, algo que no pasa a menudo. Son tres los elementos que tienen que conjuntarse.

1. Humedad elevada en el ambiente. Por lo general, en los meses de primavera y otoño las lluvias son escasas y la alta presión atmosférica contribuye a la formación de densos y persistentes bancos de niebla. Al entrar en contacto con estas diminutas gotas en suspensión, la luz selenita se refractará y se descompondrá en los distintos colores del espectro visible. A este efecto se le conoce como refracción.

2. Brillo lunar intenso. El satélite natural de nuestro planeta atraviesa por cuatro fases a lo largo de su ciclo. Para que el arcoiris pueda formarse es necesario que se encuentre en la etapa de Luna llena, cuando emite la mayor cantidad de luz. Las probabilidades aumentan durante la Superluna, cuando este cuerpo celeste se acerca a la menor distancia posible de la Tierra. Por supuesto, el cielo deberá estar despejado.

3. Inclinación adecuada de la luz. La Luna debe estar en una posición muy baja, de manera que sus rayos incidan en un ángulo más directo sobre la niebla. Esto ocurre, generalmente, durante el crepúsculo: el intervalo de tiempo antes de la salida y después de la puesta del sol. Los amantes de la fotografía y la meteorología han bautizado este momento del día como la hora azul.


09/11/2019 a las 9:00 horas en el entorno de La Robla (León). © Mario


¿Dónde se puede observar?

Lo cierto es que se puede presentar en casi cualquier región del planeta, siempre que se cumplan los requisitos. Sin embargo, hay lugares donde la humedad elevada (sobre todo, debido a la presencia de grandes caídas de agua) y el cielo despejado son una constante, lo que aumenta las posibilidades.

Tal es el caso de las cataratas del Niágara y de Cumberland, y el Parque Nacional Yosemite (EE UU); de las cataratas Victoria (en la frontera entre Zambia y Zimbabwe); y de los lagos Plitvice (Croacia). Son más ocasionales en Kauai, especialmente durante los episodios de lluvia ligera, y en Kohala, ambos territorios del archipiélago de Hawai; y en Filipinas.

También se deja ver de manera regular en los bosques nubosos de Santa Elena y Monteverde. En invierno, suele aparecer entre la bruma de las reservas de Costa Rica. 



El fenómeno es igual en el caso de la corona lunar, que se caracteriza por observar una aureola o disco de colores suaves en toda la circunferencia exterior. Los tonos rojizos los encontraremos en la parte exterior de la corona y los tonos verdes y azulados en la parte interior. Este fenómeno se suele observar durante el plenilunio o unos días antes cuando el satélite refleja más luz.

Publicar un comentario

0 Comentarios