Visitas

6/recent/ticker-posts

Los cráteres lunares son escombros sobrantes de la Tierra

El bombardeo de asteroides registrado en la Luna hace 3.900 millones de años tiene su origen en un proceso de impactos continuado que quedaron de la fase principal de formación de la Tierra. Los planetólogos de la Universidad de Münster (Alemania) se han decantado por esta hipótesis para explicar el Fuerte Bombardeo Tardío de la Luna (o LHB), en detrimento de la que plantea que inestabilidades en las órbitas de los planetas gigantes gaseosos provocaron un aumento repentino y brusco de los impactos de asteroides y cometas del Sistema Solar exterior.

La investigación se ha basado en mediciones isotópicas muy precisas de rocas formadas durante el bombardeo ocurrido unos 500 millones de años después de la formación de la Luna. Los resultados se publican en el número actual de la revista Science Advances. Estas piedras contienen diminutos glóbulos de metal que son parte del material de los asteroides impactadores. Al estudiar su composición, los científicos pueden determinar en qué parte del Sistema Solar se originaron. 


© NASA / JPL / USGS


En concreto, se centraron en los elementos rutenio y molibdeno porque muestran cambios sistemáticos en su composición isotópica dependiendo de dónde se formaron. «Nuestra investigación muestra que el bombardeo de la Luna fue por los mismos cuerpos que formaron la Tierra y la Luna», concluye la planetóloga y autora principal del estudio, la doctora Emily Worsham

Esto permite a los científicos descartar un aumento repentino en la tasa de impacto debido al bombardeo con cuerpos del Sistema Solar exterior. Pero entonces, ¿de dónde vino esta teoría? «Se ha sugerido anteriormente que las rocas lunares estudiadas hasta ahora están compuestas principalmente de material de una sola cuenca de impacto: el Mare Imbrium en el lado norte-central que mira hacia la Tierra».

Publicar un comentario

0 Comentarios