Visitas

6/recent/ticker-posts

Hace un mes tenía lugar el eclipse parcial más largo del milenio

Pocas cosas hay en el cielo tan misteriosas y místicas como un eclipse. Y el que tuvo lugar hace justo un mes fue histórico. La Tierra se interponía entre el Sol y nuestro satélite y se producía un cubrimiento parcial de la Luna del Castor (coincide con el momento en que las tribus nativas americanas colocan sus trampas para este animal). El fenómeno fue el más largo de carácter parcial en 580 años y el astro, en su fase llena, se vio rojo por un tiempo debido a la Dispersión de Rayleigh. En esta ocasión fue visible desde zonas de Europa, América, Asia y Oceanía. 

En España solo se observó una ligera penumbra sobre la parte superior cuando Selene se puso por el Oeste poco antes del amanecer (en realidad, el 97,4% del diámetro de la Luna estuvo cubierto por la sombra de la Tierra). Según el Observatorio Astronómico Nacional (OAN), el fenómeno comenzó a las 07:02 h., siendo visible ya en otras partes del mundo, y su máxima ocultación fue a las 10:03 h, finalizando a las 13:04 h. Tuvo, pues, una duración de 3 horas, 28 minutos y 23 segundos. Unos prismáticos o un telescopio ayudaron a verlo sin dificultad. 




¿El siguiente, cuando?

Este se produce menos de seis meses después del último eclipse lunar parcial, el 26 de mayo. No obstante, no ha habido un eclipse parcial más largo desde el 18 de febrero de 1.440 (3 horas, 28 minutos y 46 segundos) y seguirá siendo el eclipse lunar parcial más largo durante 648 años, hasta el 8 de febrero de 2669 (3 horas, 30 minutos y 2 segundos). Habrá un eclipse lunar total más largo el 8 de noviembre de 2022.

¿Por qué se vuelve roja?

La razón es que la única luz solar que llega a la Luna atraviesa la atmósfera terrestre. Cuanto más polvo o nubes haya en la atmósfera durante el eclipse, más roja aparecerá.

Publicar un comentario

0 Comentarios