Visitas

6/recent/ticker-posts

Apolo 11: 50 años de la llegada del hombre a la Luna

El 20 de julio de 1969 medio planeta Tierra contuvo la respiración. El mundo pudo ver ese día cómo el astronauta Neil Armstrong abría la escotilla del módulo lunar Eagle y descendía a cámara lenta  por la escalerilla antes de posar un pie, por vez primera en la historia, en la superficie de la Luna.

Detrás de él bajó Buzz Aldrin. Menos afortunado, el tercer miembro de la tripulación del Apolo 11, Michael Collins, permaneció orbitando el astro en la cápsula Columbia, que les traería más tarde de vuelta a la Tierra.


@NASA


La televisión permitió que cerca de 530 millones de personas contemplaran el acontecimiento en directo y fueran testigos de una hazaña que ha llegado a ser comparada con el descubrimiento de América.

Durante las más de dos horas que duró el paseo lunar de Armstrong y Aldrin, instalaron varios equipos: una cámara de televisión para grabar imágenes de la Tierra, hicieron fotos, desplegaron varios experimentos (entre ellos un reflector láser para medir la distancia a la Luna desde nuestro planeta) y recogieron 22 kilos de rocas. 

También dejaron placas en memoria de los astronautas fallecidos, un disco con mensajes procedentes de 73 países... y plantaron la bandera de EE UU. Actualmente la enseña está en el suelo, ya que se volcó al irse el módulo de lanzamiento. Y 'viste' un color blanco, fruto de la radiación ultravioleta del sol, que ha borrado los colores.


«Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad» 
(Louis Armstrong, nada más pisar la Luna)

 


© NASA


La NASA creó un vídeo en el que puede observarse la cápsula de aterrizaje, el aparato para medir la sismología de la Luna, el reflector láser e, incluso, la senda que dejó en su caminata Armstrong. Fue posible gracias a la imagen de alta resolución del sitio de aterrizaje del Apolo 11 que obtuvo el 5 de noviembre de 2011 la Cámara Lunar Reconnaissance Orbiter (LROC).



La última misión humana se produjo el 7 de diciembre de 1972 y la realizó la misión Apolo 17. Desde entonces, solo lo han hecho robots. No se han vuelto a planear nuevos alunizajes por terrícolas. 

El hándicap de la NASA es la gran inversión económica que supone llevar a cabo –con éxito– algo así. No obstante, en su mente está lanzar antes de 2030 la misión Artemis, en la que seguramente sería una mujer astronauta la que pisaría la Luna otra vez. Eso... si no llegan otras agencias antes. Como la China, muy adelantada en ese aspecto.

Los últimos astronautas en posarse sobre el regolito fueron: Eugene Cernan, Harrison Schmitt y Ronald Evans. Evans se quedó en órbita, mientras que Cernan y Harrison alunizaban en el Mare Serenitatis. Fue una misión muy fructífera. En 87 horas lograron alejarse 6,5 km del punto de alunizaje y recoger 670 kg de material. 

También realizaron mediciones gravimétricas, sismológicas, térmicas y eléctricas de la microatmósfera lunar. Y varios experimentos. Como nota curiosa, al alunizar el módulo se produjo un seísmo con una fuerza enorme. Concretamente, con una energía equivalente a 700 kg de TNT.



© NASA


Algunas curiosidades

El nombre de la misión Apolo 11 conmemora el ave nacional de Estados Unidos. Mientras que Columbia, el módulo de comando, recibió el sustantivo del canon gigante que lanzó una nave a la Luna en la novela de Julio Verne 'De la Tierra a la Luna'.

Antes de que Aldrin saliera de la nave, Armstrong pasó 19 minutos solo en la superficie lunar. Una de las causas del retraso fue que su compañero tuvo que verificar que la puerta del módulo no se cerrara, ya que no era posible abrirla desde el exterior.

El éxito logrado en esta misión es aún más increíble si se toma en cuenta la tecnología de la época. La computadora central sólo tenía 16 bits, la memoria del núcleo magnético era de 4 kB, y los astronautas se comunicaban con un monitor de 21 dígitos y un teclado de 19 botones.

Más detalles curiosos

Según cuentan, Aldrin fue el primero en orinar en nuestro satélite. Lo hizo dentro de una bolsa especial que lleva dentro el traje presurizado.

La bandera estadounidense que los astronautas colocaron en la Luna, fue fabricada por Sears, aunque la NASA prefirió no revelarlo. Anteriormente, habían tenido algunos problemas por mencionar marcas en sus programas espaciales.

Publicar un comentario

0 Comentarios